Se ha producido un error en este gadget.

4.10.10

Cuando tenía 18 años, un chico que me gustaba hacía varios años y con quien habíamos tenido varias idas y vueltas me definió con una palabra con la que nunca antes me había sentido identificada, me dijo "sos ciclotímica". Al principio me ofendió un toque porque sonaba más a "histérica de mierda" que a otra cosa. Pero después leí mil veces la definición en el diccionario (algo así como alternancia periódica de fases de depresión con fases de manía) y si, suena heavy, pero puede que tenga algo de eso. Ayer me desperté con un nudo en la garganta, y sin explicación aparente, me largué a llorar. Intenté ver las cosas de la manera más negativa posible y no había caso. No me pasaba nada, no estaba triste, no me había peleado con nadie, nada. Seguramente sea parte de ser mujer. Y ya saben cuánto me molesta eso. Pero hoy, después de pasar una mañana de mil preguntas acerca de mi cara de orto, se me pasó. Como por arte de magia. Y ahí es cuando más entro en crisis. Porque, no se si lo habrán notado, pero tengo un tema personal con la cuestión de la realidad y la fantasía. Tengo la manía de querer rotular TODO. Cualquier cosa que me pasa, lo primero que hago es pensar si es real o es un flash. Y después de taaaaaaantos casos de flashes que quise creer que eran reales, ya no me creo nada. De todas maneras, parece que no me canso de darme la cabeza contra la pared y que no aprendo un carajo de mis errores. Generalmente la manera de darme cuenta si algo me gusta realmente, es porque si no me gustara, no me lo bancaria ni un segundo. Así es como mido mis realidades. Suena una mierda no? Estar todo el tiempo esperando cambiar de opinión no está bueno. Pero la mejor parte es cuando me doy cuenta de que algo que podría ser un flash y yo me quiero convencer de que es real, es realmente real. Pero ya me acostumbré a disfrutar todo, las cosas reales y los flashes pasajeros. Y hasta disfruto mis depresiones y mis manías. Por ahí el día que lloro sin razón la paso un poco mal, pero como se que al día siguiente se me va a pasar, ni le doy bola. La cuestión es que hacía bastante que no me pasaba. Creo que volví a odiar los domingos, sobre todo cuando tuve un buen sábado. O no se. Odio ese límite finito entre lo que estoy segura y lo que me quiero convencer de que estoy segura. A veces no entiendo como la gente me cree lo que digo. Porque yo se que no miento. Y aunque un día diga una cosa y al otro día cambie de opinión, no significa que haya mentido, significa solamente que cambié de opinión. Pero la gente que no me conoce debe pensar que tengo serios problemas. Y tal vez los tengo, pero igual soy feliz. Como Howita, pero sin sus fotos de perfil. Como Woddy Allen, pero sin garcharme a mi hijastra oriental.
En fin, se entendió? Soy consciente de que me cambia el humor, se que es muy paja y que puedo pasar del amor al odio o del odio al amor en, literalmente, un solo paso. Pero mientras siga teniendo cerca a la gente que no me da ni una razón para dudar, no necesito nada más.
Si, todo esto es culpa de Cris Morena, sus historias fantasiosas y su cursilería barata. ¿Porqué nunca tuve una ventanita de los sueños?

3 comentarios:

asiqueque dijo...

"De todas maneras, parece que no me canso de darme la cabeza contra la pared y que no aprendo un carajo de mis errores. Generalmente la manera de darme cuenta si algo me gusta realmente, es porque si no me gustara, no me lo bancaria ni un segundo. Así es como mido mis realidades". eso me preocupó un poco, no es ciclotimia nada más, es conchudismo, como tenemos -en diferentes cosas y medidas- todas las mujeres, jajajaja y los hijos de puta de dys que te quieren hacer creer q está re bueno.

asiqueque dijo...

days

LuGM dijo...

Jaja Lo más resaltable de todo es que aprendiste a disfrutar de todo, que es parte de tu crecimiento como persona. La ventanita ya fue, seguro Cris drgoaba a los huerfanitos.