Se ha producido un error en este gadget.

30.11.10

Maru, la gata flora

Soy la típica mina a la que le queda perfecta la frase "no hay poronga que te venga bien". Y no me queda otra que hacerme cargo, reirme de eso e inaugurar esta nueva sección.

Estuve rompiendo las pelotas en el trabajo para que me compren un ventilador porque entendí que nunca iban a arreglar el aire acondicionado. Me lo compraron y al día 2 lo devolví porque me despeinaba.


23.11.10

Mentime que me gusta

Me cansé de la gente que se jacta de ser sincera y te miente sin decoro. Hay mucho hijo de puta dando vueltas y creo que todos me los cruzo yo. ¿Saben qué? Estaría bueno que se pongan un cartel que diga soy un forro, así por lo menos se a qué me estoy ateniendo y puedo decidir caer de nuevo o mandarlos a la concha de su hermano cuando todavía esté a tiempo. Puedo ser tu amiga, hermana, novia, vecina compañera de trabajo o lo que sea, pero sigo siendo persona, conchudo, y por si no sabías, hay códigos básicos de respeto que una vez que se rompen no hay vuelta atrás, pasas a la lista de gente que directamente no vale la pena. Las excusas son una mierda y no hay ninguna necesidad de inventarlas. Hay algo que se llama cara y es lo que hay que poner cuando te mandas alguna o tenes algo que decir.

19.11.10

yo, la rechazada

Este último tiempo estuve muy enamoradiza. Tiene sentido teniendo en cuenta que es un claro mecanismo de defensa. Pero tampoco es sorprendente porque toda mi vida me sentí identificada con Georgina de Chiquititas, la que estaba enamorada de todos, de todos, de todos uu de todos. Y hace unas semanas yo estaba en un mal día y una compañera de trabajo me insistió para que la acompañara enfrente a comprar comida así salía, veía el sol, etc. Se suponía que eso me iba a sacar la tristeza, pero no. Me puso de mucho más mal humor porque la gente que trabaja en los 3 lugares de comida que nos rodean, son muy incompetentes. Pero ese es otro tema. Hasta que lo vi. Lo vi y supe que era él mientras cruzaba la puerta. Estaba hablando por teléfono y zezeaba, me encantó. Obviamente no iba a hablarle ni nada, me conformaba con mirarlo. Y vimos que tenía una de esas tarjetas magnéticas colgando del pantalón y que era de color verde. Es sabido que si estás comprando comida para llevar en La Potota, trabajas en el complejo. Y el único lugar con logo verde en el complejo es Globant. Hasta ese momento no tenía ni puta idea de que era eso, así que lo googlee.

15.11.10

Que me chupe otra cosa!

Ayer estaba mirando la revista VIVA con un amigo y vimos algo que nos llamó mucho la atención: una publicidad sobre el huevo. Primero me reí, después me resultó confuso y ahora tengo miedo.
Mi relación con el huevo es (supongo) como la de todo el mundo. No lo amo, pero lo como. En realidad tengo más relación con la palabra que con el huevo en sí. La uso por ejemplo:
- Este pelotudo no tiene huevos. No hace falta dar nombres ni explicar a que me refiero con esto. 
- Sacar esa mancha me costó un huevo y la mitad del otro. Está claro que nunca saqué una mancha de ningún lado, es solo el concepto lo importante.
- Tu vida me chupa un huevo. Este ejemplo se aplica a todo y a todos, ME CHUPA UN HUEVOOOOOO.
- Mamá, te juro que es el huevo que me hace mal al hígado! Situación real, mamá supo entenderme.
- Qué ganas de rascarme los huevos todo el día! Ufff, posta, que ganas!
- Me tenés los huevos por el piso! También, se aplica a todos, en algún momento todos me rompen los huevos.
- No, tío, no quiero jugar con tus huevos de nuevo. No voy a dar declaraciones sobre esto, es privado.


10.11.10

La dama y el vagabundo en un mismo cuerpo

No está en discusión que en otra vida, así como Luli fue negra, yo fui un pibito. Y uno bastante cabeza al parecer. No reniego contra eso, dejo salir mi camionero de adentro cuando le pinta. Hablo de autos, me siento con las piernas abiertas, digo muchas guarangadas, duermo en calzoncillos, me cargo nafta del surtidor yo solita, una vez me dijeron "casi casi parecer mujer", me gusta tomar del pico, en fin, soy bastante poco femenina. Pero hay situaciones en las que me doy cuenta que todavía, hay una señorita dentro mío. Como cuando lloré con la canción de Leo Mattioli o cuando le quise proponer matrimonio a la única persona que me hizo sentir una mujer digna ultimamente, o sea, la depiladora.
Pero lo que me preocupa llegó hoy. Ayer la batería de mi auto murió y tuve que llevarlo al ACA. Sigue siendo una actividad bastante masculina, abrí el capot, le hice cambiar una lamparita que no funcionaba, y me fui. Pero esta mañana cuando me subí al auto para ir a desayunar a lo de mamá, el auto había muerto nuevamente. Entonces, sin ponerme histérica (bastante poco femenino también) llamé al service del ACA para que vinieran a cambiarme de una vez por todas la bendita batería. El señor era muy buena onda, me rompió el orto con el precio de la batería, pero con onda. Charlamos, me dio algunos consejos y cuando terminó de darme los papeles y yo le di la propina, me acerqué sin pensarlo y le di un beso. Sí, saludé con un beso al mecánico todo engrasado. Eso es ser una dama.

9.11.10

Boludance, un poroto

Este fin de semana me sentí muy pelotuda. Nacho se sorprendió de que supiera quien es Farinello y me trató de burra por algo que ya no recuerdo. Le toqué bocina a un grupo de gente que me estorbaba en la calle y después me di cuenta de que era Europe (porque vi a los fans con remeras). Cuando era chica me compré un chupetín de U$S 5 (cuando salían 10 centavos) porque venía en un "micrófono" y mi hermano nunca me lo perdonó. En 2005 lloré porque no se terminaba un chupetín. Y así tengo miles de pruebas de lo boluda que puedo ser, pero esto fue too much:
Hace un mes empecé un curso de Flash. No, no estudio superheroes, no estudio fumar porro y (según Vale) ver elefantes rosas. Flash el programa para hacer animaciones y páginas web. Lo estoy haciendo en DotZero y como ya había hecho otro curso ahí, de onda me reservaron la vacante hasta el primer día de clases para que no tenga que ir otro día a pagar porque está en un lugar bastante paja. Pero cuando llegué y quise pagar, me di cuenta de que mis dos tarjetas de crédito estaban vencidas. De una ya tenía la renovación en casa pero me había colgado y nunca la había cambiado en la billetera, pero la otra no. Entonces llamé a mi viejo (que es experto en solucionarme TODO) y le dije que llamara y avisara que estaba vencida y no había venido la nueva. Pero el estaba en Mendoza y cuando se fijó en su billetera, él si tenía la renovada. Así que tuve que hacerme cargo del asunto y llamar a mil lugares 80 veces y que me dijeran 50 cosas distintas y nadie me solucionara nada. Por eso llama mi papá, no se como hace pero a él siempre le dan bola. La cuestión es que me dijeron que me la habían mandado y mi papá estaba seguro de que yo la había perdido en el caos de mi habitación. No me sorprendería que así fuera, pero no iba a perder tiempo en buscarla, y yo estaba segura de que no la había visto. Así que hice la denuncia de pérdida y pedí otra. Hoy me llegó la otra y tenía un sticker que decía que había que activarla por teléfono. Me dio alta paja, pero llamé. Por suerte era una máquina y me pedía datos numéricos así que no tuve ningún problema. Hasta que me preguntó mi edad. No entendí para que carajo querían saber eso, y puse 22. 
-El número ingresado es incorrecto.
-22
El número ingresado es incorrecto.
-22
-El número ingresado es incorrecto, aguarde, será derivado a uno de nuestros representantes.

Y corté, porque no estaba segura de tener 22 y no quería que una persona real se diera cuenta de eso. Y entré en crisis, ¿cuántos años tengo? Para mí tengo 22 (más allá de que si alguien pregunta digo 20). Pero dudaba, si tenía 22, había sido un año muy largo. Pero tampoco tengo 23, eso es muy cerca de los 25. No me importaba cuántos años tuviera, me importaba no saberlo. Hacía fuerza con la cabeza para pensar (no pregunten como) y no, no tenía ni puta idea de cuántos años tenía. Hasta que tuve que agarrar la calculadora, hacer 2010 menos 1987 y enterarme de que tengo 23 años. Podría haber hecho la cuenta mentalmente, pero ya no confío en mi cabeza. Y ahí entendí lo que me dijo mi hermano la semana pasada: "Nos haces demasiado difícil la tarea de entenderte y aceptarte como sos."
Y todavía no le había contado esto. Porque para él, que me haya autoenviado una carta, fue mucho. Pero cuando le mostré la magic pet que me había comprado creyendo que realmente era mágica y se movía sola (y  habiendo descubierto un hilo transparente para manerjala), no pudo caretearla más.
SOY UNA BOLUDA.

5.11.10

Queres que este bien?
Queres que este bien?
Eso fue lo último que supe de vos, y dejame decirte que no te creo un carajo. Porque, repito, las palabras se desvanecen y lo único que me demuestra lo que queres es lo que haces. Y cómo queres que esté bien sin vos? Se supone que si chasqueo los dedos puedo hacerte desaparecer de mi cabeza? Y justamente porque queres que este bien es que me viste rogarte una puta palabra y me la negaste? Y después de una semana me diste una supuesta explicación que en sí, no me sirvió para nada más que confirmar que te maneja tu propia mente egoísta? Y aún así, todo lo que quise hacerte saber es que estoy, que te entiendo, que realmente quiero verte sonreír, que no me importa lo difícil que sea. Pero tampoco fue suficiente. Yo no soy suficiente, ni cuando me banqué tenerte lejos calladita, ni cuando intenté explicarte porqué no estaba bien, ni cuando quise dejar de lado mi malestar por bancarte a vos. Y ni siquiera pude lograr que me preguntes UNA vez como estaba. Ni que tuvieras huevos de decirme (sin siquiera dar la cara) qué carajo iba a pasar conmigo con todas las letras. Y sabes qué? Hoy es un día hermoso y no tengo porqué seguir quedandome con toda esta mierda que es para vos. Si vivieras a 20 cuadras de mi casa, más de una vez me hubiera plantado en la puerta esperando para darte una trompada bien merecida. Y no fue hasta hoy, que acepté lo que quería negar para no sufrir. Qué cagón, por favor! Que bronca me da! Y cuánto te extraño! Pero sabes qué? Me paso a tu egoísmo, tu miedo, tu crisis, tu falta de valor, tu all inclusive y a vos, bien por el orto.
Listo, no hay absolutamente nada que yo pueda hacer (y eso es lo que más me molesta) más que desearte buena suerte y hasta luego.

3.11.10

Conformismo, el último grito de mi moda

Creo que estoy lista para tener una planta. Siempre me negué a ellas pero ahora creo que la mezcla de "algo" con "alguien" me va. Una planta te necesita y no duda de eso. Se deja cuidar y querer sin preocupaciones. La regaría con mis lágrimas cuando esté triste, la escupiría cuando esté enojada y la pondría en el balcón a mirar como cae el sol cada tarde de verano mientras me tomo una cervecita y practico malabares con mis nuevas clavas. La vería crecer, la mimaría. La ataría a un palito si le faltara fuerza para crecer por sus propios medios y estaría muy orgullosa de verla dejarlo y ser fuerte. Sería una bienaventurada de disfrutar mis sonrisas y sin duda, la haría feliz cuando me encuentre...
Bueno, pensándolo bien, tal vez no es una planta lo que necesito, pero ES LO QUE HAY.

2.11.10

Otra vez yo

Asumo las cosas como son y sigo. Me gustaría aunque sea sentir odio para poder hacer maldades. Pero obviamente eso no me haría sentir mejor, tal vez solo me divertiría un rato y después me sentiría mal de nuevo. Pero no puedo dejar de pensar en cuaaaanto puede cambiar una persona de un día para otro. No que cambie la persona, sino que yo la vea totalmente distinta. Lo que uno hace y dice, habla mucho más de uno que el contenido de lo que en sí está diciendo. Y me pega como el orto. Pero ya es normal eso, ya me río de eso, ya no voy a llorar por eso, ya no me importa eso. Un tropezón no es caída y darme la cabeza contra la pared no me va a parar, sobre todo porque tengo mil manos que me sostienen y me tiran para arriba. Lo único que todavía no puedo superar es esta canción, escuchen la letra:


Es un golpe bajo y la pasan todo el día en la radio. Pero esa no es la cuestión. Hablaba de esto de que las palabras se desvanecen y lo único que queda son los actos y las maneras de manejar las cosas. Y por suerte me rodeo de gente que se porta bien. Desde un chabon que conocí hablando por teléfono en el trabajo y sabe que decirme, pasando por mi mamá que respeta mi silencio, hasta mi mejor amiga que está conmigo en cuerpo y alma cada vez que la necesito.
A mí, por suerte, sí se me aplica mi frase favorita you only get what you give.
Y porqué carajo sigo hablando de este tema? Fue, ya volví a reirme, a hacer "punta, talón" cuando camino en el trabajo, a cambiarle la letra a las canciones, ya tengo pasaje al norte y bolivia con las pibas, volví a tratar bien a mi mamá.
Y eso de las pibas me hizo acordar a algo:
Ayer Car, el esposo de mamá (que en realidad, todavía no es el esposo, se van a casar en diciembre después de 20 años de convivencia) nos contó que iba caminando por la calle y vio salir de una casa a un tipo con un skate abajo del brazo. Pero era, según Car, un cuarentón, pelado (muy al estilo Juan Acosta) con bermudas y All Star. Lo estaba despidiendo en la puerta de un ph una chica, según Car, "piquetera" y le dijo: Bueno, ya sabés, si pinta que otro día pases a tomar una birra, tocame timbre. Pero si pinta un vinito, traete una copa porque tengo solo una. Cuando Car escuchó eso no pudo contener la risa en sus caras. Y cuando lo contaba tampoco. Fantástico verlo reír. De nuevo todos somos felices en casa.