Se ha producido un error en este gadget.

31.5.11

El día que cometí el gran error

Hoy es el cumple de mi primer noviecito del secundario. Lo digo así para restarle importancia y tratar de olvidar que después de salir durante un año y pasar otro año peleandonos en clase, pasé otros dos años llorando porque lo extrañaba. O no se porqué, creo que porque soy mujer y porque el duelo siempre tiene que durar más que la relación. Si no lloras por lo menos el 150% de tiempo juntos, no es creíble. Y si bien esa relación fue bastante turbulenta, quiero que sepan para que puedan entender lo patética que es mi vida, que ese fue mi único novio. Tuve otros en la primaria, pero lo más groso que pasó fue que un chico me regalara un llavero luminoso que venía en los Traka-Traka. Fuerte. Después de eso, cuando terminé el secundario, tuve varios "enamoramientos" fugaces. Muchos de hecho. Pero la mayoría con gente freak con direcciones de mail extrañas tipo hernanblenders@ o podervegetal@. O mejor, con gente que después de estar conmigo (y con mi mejor amiga) se declaró gay. O, como frutilla de la torta, gente que vivía lejos/se iba a vivir lejos. En fin, hoy es el cumple del chico que me hizo conocer la parte más cursi y empalagosa que tengo. Mentiría si dijera que no averigüé para ponerle un pasacalles. Ya se, nadie lo preguntó, pero como puedo ocultar algo tan horrible? Me atormenta ser la única que lo sabe! Y justo hoy, que me levanté pensando en eso, impuse un antes y después con el señor que vende autos en el concesionario de abajo de mi laburo. Hace tres años que trabajo acá. Compartimos muchos almuerzos. Nos contamos cosas de nuestras vidas, tenemos una relación cordial y tratamos de hacernos más amena la estadía diaria. Pero justo hoy, se me ocurrió saludarlo con beso. De eso no se vuelve. Ahora no solo lo voy a tener que saludar con un beso todo los días, sino que el 31 de mayo va a ser "el día en el que cometí el gran error".

24.5.11

mirame, mirame, mirame

Ella tenía un amigo invisible. Durante etapas, los dos jugaban y se divertían. Pero algunas veces, cuando ella lo buscaba para jugar, él rompía alguna parte de sus muñecas favoritas. Ella se iba corriendo a su cama y lloraba y pataleaba. Pero al cabo de cinco minutos se olvidaba y volvía a ver la masacre. Después de un tiempo, aprendió a no enojarse por las muñecas rotas y a ponerse contenta porque él disfrutaba de eso. Lo veía sacarles las cabezas, perforarles los ojos, cortarles el pelo con una sonrisa y brillo en los ojos, y no podía evitar permitirlo. Solo quería que él se divirtiera. Hasta empezó a participar y casi disfrutar de esas atrocidades. Aún cuando cada cosa que le hacía a sus muñecas la sentía en el cuerpo. 
Cuando no estaba con él, estaba pensando juegos para proponerle, porque no quería volver a vivir esa situación. Pero era inevitable. Le gustaba la propuesta pero siempre decía que no. Y volvía a agarrar sus muñecas. Un día se dio cuenta de que aún cuando él no estaba, ella rompía sus muñecas. Se le había vuelto un habito. Lo hacía sin pensar, ya le había encontrado el gustito al dolor. Y sus muñecas ya eran solo pedacitos de cuerpos sin posibilidad de reconstrucción. Un día, le dijo que no quería jugar más a eso, que no le hacía bien. Y no volvió a verlo.
Hoy, cuando lo recuerda, no duda de que en realidad, la amiga invisible era ella.

20.5.11

Yo = SuperYo

Es sabido que de chica mi sueño era trabajar en Chiquititas. Primero porque sabía que había nacido para ser una estrella y segundo porque mi hermano mayor, que siempre fue mejor que yo en todo, se iba a morir de envidia si yo trabajaba en la tele. Pero a pesar de todo el esfuerzo que hice cantando por la calle esperando cruzarme con Cris Morena, no funcionó. Cuando terminé la primaria y asimilé que ese sueño ya estaba roto, desistí de ser una estrella y nunca más volví a encontrar mi lugar detrás de una pantalla. Hasta que ví Los 4 Fantásticos. Primero me quise casar con Jessica Alba. Pero después, de a poco, empecé a notar que tengo un montón de poderes. De todas maneras, se me complicaba un toque llegar a Hollywood, así que también me olvidé de esa idea. Pero ahora que los superpoderes llegaron a Pol-ka, me doy cuenta de que mis dones pueden ser explotados también en Baires. Les paso a contar:

17.5.11

Llegué y toqué fondo!

Esto es cualquiera. La mejor manera de mentirse a uno mismo es tratando de olvidar todas las cosas que fuimos e hicimos y creer que porque eso no sea presente, no es parte de lo que somos hoy. Pero siempre (siempre) hay gente que se encarga de recordartelo. Como esa anécdota que yo olvidé por muchos años y una amiga me recordó hace poco. Ahora resulta que no puedo dejar de pensar en eso. Fue así:
Hará cosa de dos años, no me acuerdo bien porqué, con mi mamá decidimos ir a Córdoba a visitar familia. Ah si, ya me acuerdo, ella porque cree que su mamá se va a morir en cualquier momento (lo esperamos hace años y jamás pasó) y yo porque recientemente había tenido una revelación de amor (familiar) con uno de mis primos. Fuimos a pasar 2 noches, o sea, 4 días más dos noches más de viaje. Paja. Yo la primer noche me quedé en Tanti con mi primo mayor y su familia. No quise ver a mi abuela pero me la crucé en la calle. Jugué con Luca, bla, normal. Al día siguiente me fui a Córdoba capital a la casa de mi primo Agustín. Por alguna extraña razón accedí a juntarme con él y 3 amigos más a ver un partido de la selección. Yo me imaginé 3 potrazos, en cuero, tomando cerveza y gritando goles.

13.5.11

10.5.11

Hasta que la muerte nos junte

Toda mi vida tuve problemas con la esposa de mi papá. Y esta vez no estoy exagerando. Desde que tengo 3 años ella existe en mi vida y creo que desde los 6 ya nos odiamos. Siempre nos hicimos la vida imposible mutuamente. Desde que me mudé, fui muy pocas veces a la casa de mi papá para evitar verla. Ni siquiera terminé de llevarme todas mis cosas. Pero la semana pasada, mi hermano iba a cenar con ellos y no podía dejarlo solo así que fui. Fui más temprano para aprovechar y sacar con la memoria externa, todas mis cosas de la computadora que dejé y no voy a usar más. Pero no solo mi papá no estaba y me tuve que fumar su cara de orto por tener que abrirme la puerta, sino que cuando subí a mi cuarto, lo había convertido en un taller de pintura. A ver, mi hermano hace 3 años que no vive más en esa casa. Pero no, la habitación del príncipe sigue intacta. Ok, no estoy en condiciones de quejarme por eso, porque en definitiva ya me fui y no pienso volver nunca más. Pero si quisiera/necesitara volver, no tendría habitación. Sacando este tema que me fastidia bastante, el problema era que mi computadora estaba en un rincón y tenía TANTAS cosas adelante que, de nuevo no exagero, no pude llegar ni a prenderla. Cuando llegó mi papá le dije que sacara todas esas cosas que me iba a llevar la compu.

9.5.11

No pasa nada

Pero nada de nada eh. Y no es como cuando le preguntas a una mujer que le pasa y te dice "nada" pero es obvio que algo hay. En mi vida actual, no pasa NADA. Por eso opté que vivir de recuerdos. Y por lo general no son geniales. Digo, no quiero exagerar, pero entre que me cuesta ver las cosas positivamente y el de arriba no me tira ni un centro en cuestiones de amor/garche, se me complica un toque. Y tratando de analizar un poco como fue que llegué a esta situación, me di cuenta de que siempre actué todo lo mal que estaba a mi alcance. Y además lo reprimí en lo más profundo de mi inconsciente, así que tampoco tengo recuerdos de eso. Por ejemplo, ayer me lamentaba por nunca haber concretado con un chico que me gustaba mucho. Y mi amiga me recordó que: me chapé a dos amigos suyos y que cuando él quiso intimar en su auto, yo me negué.

5.5.11

Cielito lindo

No se si alguna vez hablé sobre la obsesión que tengo con el cielo. Con el cielo, las estrellas, las nubes, el sol, la luna, los planetas (sobre todo Neptuno). Las constelaciones me chupan un huevo, nunca pude ver nada. Quisiera ir al planetario pero me entusiasmo demasiado y me termina decepcionando. Digo, porque ya fui y me pareció una garcha. Una vez, en ese viaje en avión donde casi muero por amor por la ventanilla se veía Venus. Fueron 30 segundos, pero me olvidé de todo. No es que yo inventé que era Venus, lo dijo el piloto y yo le creí. Parecía un nene embobado mirando Los Teletubbies. Pero más sano. Lo conté, pero a nadie le emocionó tanto el tema. Igual, la cosa más increíble que vi en mi vida fue en Costa Rica. Acostumbrada a veranear en la costa argentina, todos sabemos que el sol se pone del lado del mar. Pero en Montezuma no. Porque está en la costa pacífica, y una noche salimos (la única) con Michael, el tipo que nos estaba alquilando una cabaña. Fuimos a comer unas pizzas y, para variar, yo tenía una cara de orto terrible porque la pizza no me agrada mucho. Después fuimos a una fiesta en la playa. En un momento, Michael invitó a un tipo a nuestra ronda en la arena. Era raro, hablaba raro, actuaba raro y en un momento empezó a hacer señas con otra gente a lo lejos y interpretamos que estaba por venir la policía. Hasta ahí no daba miedo, ni entendíamos porqué se alborotaba tanto. Entonces empezó a enterrar en la arena de nuestra ronda bolsitas que dedujimos que era droga y se fue. No preguntamos que era, pero ya no nos gustó nada la situación. No se a que viene esto, porque finalmente no pasó nada. Ah sí, esa noche, vi la cosa más hermosa del cielo. La luna estaba saliendo, completamente llena, naranja y gigaaaaante, por el mar. O sea, por el horizonte, pero yo la veía salir del mar. Me quedé anonadada. Fui la única. Siempre supe que la luna salía por algún lado, pero nunca la había visto salir y menos por el mar y menos en Costa Rica y menos a las 12 de la noche. Esto de vivir entre edificios hace que me pierda cosas muy buenas. Y hoy descubrí una página increíble con unas fotos espectaculares en Islas Canarias de un tipo que es astrofotógrafo y quería compartirlo con ustedes. Si algún día desaparezco, ya saben donde encontrarme.

3.5.11

Cueste lo que cueste

- Hola, sí... eeeh quierooo... mmm 5 de estos, cuánto está cada uno? UN PESO EL PICO DULCE? Bueno, si... me llevo 5 igual. Y también quiero mmm a ver, a ver mmm 3 cabsha, 3 marroc que al nene le encantan... estemmm, tenés tic tac de esos que son de varios colores? como algunos amarillos... otros rojos... no se de que gusto son. Sí, esos! me llevo uno también. Y por último... sabes de qué antojo tengo? una cindor, de las chiquitas tenes? Uh buenísimo! Listo, nada más.... cuánto es?

No, disculpame, sabes qué? dame un Marlboro box y te dejo todo eso. No puedo.