Se ha producido un error en este gadget.

29.12.11

Oye, mi cuerpo pide salsa

A cierta edad, a las mujeres nos gusta hacernos las porno. A toda edad, en realidad. A algunas les gusta saber que gustan, y a otras nos gusta creer que gustamos. Bueno, sí, a alguien le debo haber gustado alguna vez. Aparte mi mamá dice que soy hermosa. La verdad es que no hice una encuesta, no se a cuanta gente le picó este bichito de la pornostar que me agarró a mí. Será porque empecé a disfrutar del sexo de otra manera, pero me la empecé a creer. Me sentía una MILF sin hijos. Acepté incorporar juguetes, por ejemplo. Empecé a acabar teniendo sexo (les estoy haciendo una confesión MUY heavy). Y me quise comprar lencería, algún disfraz, o algo como para condimentar el momento, no?. Me daba un poco de verguenza ir a un sex shop sola, así que miré en internet y fui con una compañera de trabajo, directo al grano.

27.12.11

Claro que te clavo la sombrilla

Estaba de vacaciones en Costa Rica con mis amigas. Era la primer noche y espero no equivocarme, estabamos en Tamarindo. Parabamos en un lugar muy lindo, tipo cabaña. Y, claro, como eramos jóvenes, salimos. Había un solo lugar abierto y nosotras fuimos con dos noruegos que ni idea de donde salieron. Nos embriagamos mucho y fuimos a la pista a bailar. Había un grupo grande de gente y eran argentinos. La verdad que ir a Costa Rica para conocer argentinos es un fiasco. Pero le poníamos onda porque estabamos ebrias. Y porque era la primera noche. Y porque en el camino nos encontramos una tarántula pero no nos picó. Y porque eramos jóvenes. Pero sobre todo porque estábamos ebrias. Entonces con mis amigas vimos un pibe parado contra una columna. En Costa Rica las columnas son troncos y los pibes son negros. Lo quisimos sacar a bailar pero no quiso. Parecía muy tímido. Logramos que nos dijera que se llamaba Diego. Pero como estábamos ebrias, si había alguien tímido, queríamos incomodarlo. Entonces ibamos una por una a intentar sacarlo a bailar. Eran todos rechazos. Yo estaba nerviosa porque pronto venía mi turno y nada me molesta más que sentirme rechazada. Pero apenas me acerqué, como si me hubiera estado esperando, me agarró de la mano, me llevó hacia él, me dio vuelta y me apoyó. Sí. Como leen. Diego, el tímido, me apoyó. Y nos pusimos a bailar muy.... caribeñamente. Por no decir, casi porno. Voy a dejar la historia acá porque no creo que a nadie le importe que cuente que después tuvimos sexo en la playa. Así que fue. 

26.12.11

Quisiera ser Grinch, para arruinar tu Navidad

Probablemente toda la gente cree que si pudiera no trabajar haría mil cosas. Yo lo creía hasta que dejé de trabajar. Y ahora no hago nada. Bueno sí, miro Intrusos, tomo sol y duermo más de lo recomendado. Voy a buscar a mis amigas al trabajo, tomo cerveza y junto mugre en mi casa. Pero uno de esos días, que fui a buscar a mi amiga al trabajo, que fuimos a caminar por Santa Fe y comprar regalos de navidad, me crucé con un notero de Canal 26 que me pidió si podía hacerme algunas preguntas. Que se yo, sí. Me preguntó qué había comprado, cuánto había gastado, si las cosas estaban más caras en comparación al año pasado... giladas. Como es la primera vez que compro regalos y no me sale mentir tan rápido, le dije la verdad: que al marido de mi mamá le había comprado unas copas y que a mi sobrina le había comprado un botecito inflable para la pile. Que no compré más regalos porque no tenía trabajo y porque habíamos jugado al amigo invisible y quedamos en hacer un regalo cada uno. No importa que aclare que mi hermano "se olvidó" de comprar mi regalo, pero lo quiero aclarar igual porque me pareció malisimo. Y al día siguiente, haciendo zapping, me vi en la tele. Fue gracioso. Hasta que escuché que decía "...no, un regalo por menos de cien pé? no hay chance...". Tengo un amplio vocabulario y la cámara me hizo el amor. La cuestión es que yo no le avisé a nadie que iba a salir en la tele porque Canal 26 me parece una basofia y porque lo que dije tampoco era muy rico en información. Además no creí que a mis amigas les interesara y ambos padres estaban de viaje: mamá en Córdoba y papá en Mendoza. Bueno, resulta que ambos padres me vieron de casualidad y me llamaron para gastarme. Así que papá se enteró antes de tiempo que no le había comprado regalo, y el marido de mamá se enteró antes de tiempo qué le había comprado de regalo. Y mi prima se debe estar enterando ahora que le compré a la beba porque todavía no se lo dí. Ojala también algún niño se haya enterado viendome que PAPA NOEL NO EXISTE, SOQUETES.
Sacando eso, la navidad fue una bosta. Lo único rescatable fue la ensalada de papa y huevo.

20.12.11

Yo lo conozco, tu lo conoces, él... quién es?

- Boluda, ese no es el pibe que te chapaste ayer? Si, es ese porque está con el mismo amigo que estaba ayer. Saludalo.
-No, boluda, pará, no quiero. HEY! HOLAAA! - les grité de lejos mientras me acercaba.

La noche anterior habíamos ido a bailar. De las 3 semanas que estuvimos viajando por el norte argentino y Bolivia, fue la unica noche que salimos, que tomamos, que no sabemos como volvimos al hostel y que había chapado con un pibe.

- Hola! Llegamos hace un rato, el viaje fue un garrón, el micro se retrasó y estuvimos en la terminal como 3 horas... muy paja. Estamos yendo a cenar. ¿Dónde están parando?
- En un hostel acá nomás. Fuimos a comer a ese lugar, vayan que es muy rico y muy barato.
- Ah, buenisimo. Nosotras encontramos un lugar re lindo. Bueno... entonces... nada.... nos vemos. Pensé que hoy volvían a Buenos Aires.
- Perdón, pero... nos conocemos?
- Ay, menos mal, diosito querido, que no sos vos. No, no nos conocemos. Buen viaje! CHICAAAASSSS, ESPERENMEEEE, NO ERA EEEELLLL!!!!!!

11.12.11

Me da paja pensar el título

Siempre fui bastante pajera. En todo sentido. Todavía me acuerdo la cara de mi papá la primera vez que le dije que tenía "paja" de hacer algo. A juzgar por su expresión, creo que tomo la palabra "paja" en un sentido demasiado literal. Y me acuerdo de la cara de mi papá la última vez que se lo dije. Fue ayer y todavía no acepta el término y pone cara de que tendría que decir fiaca. "Fiaca" se lo dejo a los niños y viejos, a mi me da paja TODO. Por eso, ya desde chiquita, mi papá me decía "1° de mayo" o "la ley del menor esfuerzo". Y aunque algunos aseguran que la verdad no ofende, la frase "la verdad no ofende" si me ofende justamente porque no es verdad. Me ofendía que mi viejo me dijera eso hasta hace una semana cuando renuncié al trabajo y todos mis días son un 1° de mayo. Pero si me preguntan qué estoy haciendo y respondo "nada" les estoy mintiendo. Mirar Intrusos es hacer algo, charlar con el gato es hacer algo, sentarme en el balcón a tomar mate (cerveza) y leer (la revista Viva) es hacer algo, ta?.

5.12.11

Yo no buscaba a nadie y te vi.

Corría diciembre de 2006. Estaba haciendo el curso de manejo en el ACA y como era cerca de casa, pero no había un bondi que me llevara, iba en bicicleta. Imagínense que con el calor que hacía y que justo mi clase era a las 12.35, no era muy sensual cuando llegaba toda chivada. Claro que no me importaba porque el señor que iba conmigo en el auto olía peor que yo. Pero como toda mujer, tenía que encontrar un incentivo para ir. O sea, un pibe que me calentara. No fue difícil, el tercer día fiche uno. Lo apodé "el punk". El cuarto día lo saludé. El quinto día lo saludé. El sexto día lo saludé. El septimo día lo saludé. El octavo día lo perseguí. El noveno día le dije si caminabamos juntos porque no tenía ganas de pedalear y el décimo día fuimos al jardín japonés después de la clase. Ir al jardín japonés con un chico suena muy romántico pero la realidad es que terminamos garchando en el pasto en Figueroa Alcorta y Sarmiento. O sea, en el planetario. O sea, donde la gente va a correr, pasear y alimentar gansos. O sea, no daba. Como era más joven y más osada estaba todo bien. Ok, reformulo: como era joven y osada estaba todo bien. Ahora que soy grande y tímida culpo a las drogas y está todo bien también. Con el punk nos vimos un tiempo pero la realidad es que nunca supe su nombre. Y de hecho no se porqué estoy contando su historia si la que lo buscó fui yo. Bueno, esto nos sirvió para aprender dos cosas: se puede garchar en espacios públicos y no pasa nada; y el día que aceptas que un hombre jamás te buscó y fuiste vos la que siempre los encontró... te sentis como el orto.

La historia de mi vida

Me está gustando un chico
¿Qué chico? ¿Que chico?
Que anda en bicicleta
con pantalones cortos
camisa y camiseta
yo le tiré un beso
el no me dió nada
y yo muy enojada
le canto esta canción
Milanesa napolitana
cucaracha reventada
si te ries o te mueves
te daré una cachetada
y de paso una patada.

2.12.11

No saben lo que se pierden... ¿o sí?

Ay, me es tan difícil encontrar hombres... Puedo tener amigos, compañeros de trabajo, conocidos, vecinos.. pero parejas? Pff, imposible. Prefiero pensar que el problema es de los 12 con los que lo intenté y no mío. ¿12 o 21?, no me acuerdo. Es obvio que el problema son ellos. Uno que ya tiene pareja, el otro que se va a vivir afuera, el otro que necesita más espacio, el otro que es alérgico a mi piel, el otro que me puso una orden de restricción ¿Qué onda?,
-¿Necesitas más espacio? me voy a dormir al sillón, eh, no hay drama! Mi ropa... dejá la puedo llevar a la casa de mi vieja que tiene un placard vacío. Sí, algunas noches me puedo quedar a dormir allá también.

Entonces empecé a analizar lo que me pasa: si me es difícil encontrar hombres, significa que yo busco hombres. Soy la excepción a la regla de que el que busca, encuentrapersevera y triunfarás, con hambre no hay pan duro a caballo regalado no se le miran los dientes, entre otras. Entonces decidí dejar que ellos me encuentren a mí. A continuación les voy a contar historias de hombres que me garché me encontraron.

Llega el fin de semana, y...

- Maru, qué haces hoy?
- Darle motivos a mi autoestima para que se suicide... vos?