Se ha producido un error en este gadget.

29.12.11

Oye, mi cuerpo pide salsa

A cierta edad, a las mujeres nos gusta hacernos las porno. A toda edad, en realidad. A algunas les gusta saber que gustan, y a otras nos gusta creer que gustamos. Bueno, sí, a alguien le debo haber gustado alguna vez. Aparte mi mamá dice que soy hermosa. La verdad es que no hice una encuesta, no se a cuanta gente le picó este bichito de la pornostar que me agarró a mí. Será porque empecé a disfrutar del sexo de otra manera, pero me la empecé a creer. Me sentía una MILF sin hijos. Acepté incorporar juguetes, por ejemplo. Empecé a acabar teniendo sexo (les estoy haciendo una confesión MUY heavy). Y me quise comprar lencería, algún disfraz, o algo como para condimentar el momento, no?. Me daba un poco de verguenza ir a un sex shop sola, así que miré en internet y fui con una compañera de trabajo, directo al grano.
Claro, me daba vergüenza entrar a un sex shop, pero no aparecerme así vestida adelante de un pibe. Esa noche tenía una cita y quería sorprenderlo con algo nuevo. La idea de "actuar" de mucamita, gatubela, guerrera, policía, enfermerita, etc, incluía muchas drogas que no tenía, así que me compré un conjuntito rojo de tanga, medias, portaligas y una parte de arriba, tranca. Mirá si seré sexy que digo "parte de arriba". Lo que no sabía era que "algo nuevo" significaba "algo desagradable". Cuando vi el conjuntito en internet, cerré los ojos y la imaginé a Pampita... toda sexy bailando en el caño. Cuando me vi a mí con el conjuntito puesto, me acordé del hipopótamo de Pumper y cerré urgente los ojos. Casi me la doy con un caño. Un fiasco. Ahí lo tengo guardado.
Pero no me rendí. Otro día estaba en el super haciendo compras y esa noche también tenía una cita. No es que tenga muchas citas, es que estoy hablando de eso. Aparte era siempre con la misma persona. Y vi que había una cajita de Prime que venía con cositas, tipo juguetitos, no se. Había para elegir 3 cosas pero como no entendía que eran, compré la que venía con una chambomba. Uh, otra vez, muy sexy hablando. No, tampoco fue buena idea. La bombacha era tamaño  Barbie, la muñeca. Y mi culo tamaño Barbie, la travesti. La tuve que tirar de la depresión. No me quedó otra que abandonar el mundo del porno. Prefiero quedarme de este lado del monitor.
Y ahora para descomprimir un poco mi sensual pateticidad, los invito a reirse de la anécdota de una amiga que, nada tiene que ver, pero estaba en una clase y el profesor le preguntó qué música escuchaba. Ella, sin demasiado tiempo para pensar, respondió LATINO.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajajajjajaj
el final no me lo esperaba
cuando leo ahora lo q escribis me lo imagino en un monologo de stand up.. esto q contaste da a full para un monologo!! jajaj
val.

La Hilarante dijo...

cuanto mas sexo tengo, mas sexo quiero... es así!!!. me di cuenta.. mi record sin sexo fue 6 meses, te juro que ya ni sabia como escribir sexo...

pero ya esta, nunca mas... y ahora trato de asegurarme una movida copada... igual ahora la que lleva las riendas soy yo. Me haces acabar o de aca no te vas... eso dicen mis bombachas.

Fiore ♥ dijo...

que tengas un 2012 cargado de sueños!

Anónimo dijo...

Yo también pienso que sos hermosa!

Y sinceramente, aguanten las bombachas de Farmapity!! Gastaria mi sueldo en eso.. pero ya me lo gaste en una valija y bue