Se ha producido un error en este gadget.

18.3.11

a ver... como te explico esto...

Que llamaras a las 12:30 porque tenías ganas de vomitar y yo lo iba a entender... tenías razón, lo entiendo.
Que me babearas la almohada justo donde yo un segundo después apoyé la cara... me lo habías avisado, no me puedo quejar.
Que todas mis cosas (que todavía no ordene de la mudanza) estubieran en un lugar distinto de donde lo deje... no me jode, no hay nada secreto.
Que el baño parezca una cancha de water polo... está bien, a mi también me puede pasar, es esa cortina de baño del orto.
Tu teoría de que "es un almohadon, puede estar en el piso"... que se yo... no es tan grave.
Que la pared estuviera toda manchada por tus talones mugrosos aún cuando te dije unas 200 veces que no los apoyaras... no es la muerte de nadie, se limpia.
Haber resignado mi hora de almuerzo de dos días consecutivos en el trabajo para ir a ver como estabas... vos no me lo pediste, no es tu culpa.
Que tengas esa maldita costumbre de siempre dejar la botella de agua afuera de la heladera... bue, como muy grave, tendré que tomar agua caliente.
No poder dormir en toda la noche... che, tengo 23 años, puedo vivir con eso.
Que me hayas rayado la heladera por jugar con los imanes... siempre supe que algún día iba a pasar.
Que te hayas puesto ropa mía... hasta me parece gracioso.
Que me hayas vomitado el balde y dejarlo concentrarse en mi bañito... te lo perdono porque lo limpiaste vos.
Pero querido, el jabón flotando en la jabonera... eso... eso NUNCA te lo voy a perdonar.

2 comentarios:

Cleotilde. dijo...

A mi me joderían otras anteriores mucho más que lo del jabon...pero si, terribles todas jaja

suerte con eso.

Marian dijo...

jaja si, pero tal vez fue el jabón que rebalsó el vaso!!
me sorprendió que en un mismo día pueda mandarse tantas cagadas. pero justo el jabón es algo que cuido mucho jaja