Se ha producido un error en este gadget.

21.9.09

Los últimos 22 años de mi vida dije que odiaba las sorpresas. Teniendo en cuenta que con solo 15 minutos de diferencia puedo amar u odiar algo, es lógico que no quisiera que alguien me sorprendiera pensando que era una linda sorpresa y para mi no lo fuera. Primero porque para la otra persona es re feo estar en esa situación. Y segundo porque soy maliiiiiiiisima disimulando y aunque lo intente no la puedo caretear. Pero hoy, ladies and gentelman, descubrí que la satisfacción de una buena sorpresa vale bancarse mil desilusiones. (Por lo menos por hoy)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://nuncaestasdemas.blogspot.com/
renové mi blog!!!!!!! visitaaaaaaaaaar

lo de la sorpresa fue enterarte la explicación??

trak

maru dijo...

la sorpresa fue la manera en la que me la enteré