Se ha producido un error en este gadget.

8.8.11

La historia sin fin - parte 1

Empezar el secundario fue una de las cosas que más me costó en la vida. Estaba muy cómoda en el colegio donde había ido desde los 2 años. Capaz por eso (y porque quedaba a 5 cuadras de mi casa) los primeros meses (años ejem) seguí yendo a visitar, a saludar a las maestras y a mis compañeros que se habían quedado en el secundario del colegio. Digo quizás porque esa era la excusa, pero es momento de terminar con la mentira, no iba a eso. Iba porque desde cuarto grado estuve enamorada de un chico y así me enamoré de otro. Les explico, en cuarto grado conocí a Nicolás Benitez y me enamoré perdidamente. Lo acosé bastante. Tengo un anotador con todos los datos que sabía de él (nombre de la hermana, patente del auto de la mamá, fecha en la que comió un Frutare de frutilla -con el envoltorio robado del tacho- etc). Nicolás nunca me dio bola. Era rubio, obvio que no me iba a dar bola. Cuestión que, esas tardes que me escapaba de clase para mirarlo en el patio gris jugando al fútbol, empecé a charlar con sus amigos (que se escapaban del patio gris para no jugar al futbol) y así conocí a Peteco. Claro que Peteco no se llama Peteco, pero por cuestiones de privacidad (y esperanza de un futuro juntos) voy a evitar decir su nombre real. 
Peteco tenía dos años más que yo y trataba de hacerme gancho con Nicolás. Muchas ideas no tenía porque era tan sencillo como esposarnos a ambos y tirar la llave por el inodoro para que no nos podamos separar jamás. O planear una salida entre los tres y faltar. Pero no, a Peteco no se le ocurrió nada y no me quedó otra que olvidarme de Nicolás y enamorarme de él, que sí me hablaba. 
Los siguientes tres años hasta terminar la primaria lo amé en silencio. Pero eso no era ni más ni menos que el comienzo de una historia que, hasta el día de hoy, nunca terminó.

Continuará...

3 comentarios:

Ella Unread dijo...

No puedo elegir ninguna de tus tres opciones. Es interesante! Más por favor!!

cds07 dijo...

Para mi que Peteco también sentía algo... Digo, por algo "no se le ocurría nada".

Camila dijo...

quiero saber como sigueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee